Empresas familiares

Cómo especialista en coaching sistémico, creo que uno de los procesos profesionales más bonitos que se pueden llevar a cabo son los NEGOCIOS FAMILIARES.

¿Necesita tu negocio/familia un acompañante? 🙂

Así se reparten las empresas familiares entre las nuevas generaciones

La ‘poda del árbol’, la división proporcional y el reparto sólo a los gestores son los modelos más habituales

Así se reparten las empresas familiares entre las nuevas generaciones

Así se reparten las empresas familiares entre las nuevas generaciones

La familia Álvarez con el Grupo Eulen y Vega Sicilia y los Llongueras con el emporio de peluquería y belleza son dos de las pugnas más mediáticas que se han vivido en los últimos tiempos en España por el control de una gran empresa familiar.

Esta clase de luchas intestinas pueden acabar con la unidad de la familia y con su patrimonio empresarial, por lo que es básico saber cómo y cuándo platear el reparto de las participaciones entre las nuevas generaciones para evitar acabar con los ‘imperios’ levantados por la viejas generaciones.

La Guía práctica para el buen gobierno de las empresas familiares del Instituto de la Empresa Familiar explica que existen tres grandes tendencias a la hora de decidir el reparto de acciones entre las nuevas generaciones de la familia:

1.‘Poda del árbol’. Se trata del reparto de forma desigual los derechos políticos –la capacidad de decidir sobre la empresa-, pero condicionado al reparto equitativo entre los herederos del patrimonio familiar, compensando económicamente a quienes reciben menos acciones.

Pocas empresas españolas han desarrollado el mecanismo de ‘acciones sin voto’, explica el informe de IEF, que cita como causas la falta de costumbre y el desconocimiento de estos instrumentos.

¿Qué hay que tener en cuenta? Las normativas sobre herencias, que ahora sí favorecen estos repartos desiguales, y la tributación por donaciones y sucesiones.

2.Reparto proporcional entre herederos. Los derechos políticos se distribuyen de forma proporcional. El informe constata que algunas familias crean una fundación con suficiente poder político para poder desequilibrar un posible conflicto en el seno de la familia. Esta fundación está formada por personas de confianza, profesionales de prestigio e instituciones.

3.Reparto solo a los implicados en la gestión. Se trata de una alternativa de reparto no proporcional que garantiza que el acuerdo entre quienes gestionan no pueda ser roto por el resto de accionistas. Facilita los consensos una ‘política generosa’ de dividendos. Se trata de una solución ‘imposible’ cuando crece el número de accionistas.

¿Cuándo realizar la transmisión de acciones?

Lo más habitual es realizar el reparto tras la muerte del accionista, aunque cada vez son más habituales las donaciones progresivas de paquetes de acciones. El IEF también explica que existe la posibilidad de que el propietario mantenga el usufructo de las acciones y ceda los derechos políticos a los futuros herederos.

En todo caso, el momento crítico en la historia de una gran empresa familiar suele producirse cuando se pasa de una generación que puede vivir de los dividendos a una que no puede hacerlo. Ese suele ser el momento en que se fijan unas normas escritas sobre el reparto y recompra de participaciones y cuando se pasa del principio de reparto proporcional a la ‘poda del árbol’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s