¿A qué nos arriesgamos si mantenemos nuestros parásitos?

 

23 enero, 2014

Querido compañero,

¿Qué importancia das a tus parásitos? ¿Sabes lo que supone mantener tus parásitos?

Hoy quisiera hablarte de los parásitos y de lo que nos proporcionan.

Evitar parásitos

¿Qué es un parásito?

Según la R.A.E. un parásito, dicho de un organismo animal o vegetal, es aquel que vive a costa de otro de distinta especie, alimentándose de él y depauperándolo sin llegar a matarlo. Y como adjetivo, se refiere a aquello que nos perturba.

Podríamos decir que son aquellas situaciones, tareas o personas (como si fuesen personas tóxicas) que nos absorben y nos bajan la energía, y que mantenemos y  toleramos. Eso sí, está en nosotros suprimirlo.

Existen parásitos grandes y otros más sencillos en función de la energía que nos consuman. Por ejemplo, un parásito sencillo puede ser el hecho de ordenar los papeles que tenemos sobre la mesa; mientras que un parásito más grande sería una relación complicada con alguien a quien tenemos que ver cada día.

La buena noticia es que tenemos herramientas para reducir y fumigar los parásitos porque si no hacemos nada, y los mantenemos, cada vez estaremos más consumidos, con menos energía vital y con menos fuerzas para desarrollar aquello que queramos, para dar lo mejor de nosotros mismos. Es como si al faro del coche se le van pegando mosquitos, tierra, etc. (porque hay parásitos de distintos tipos) y cada vez van proporcionando menos luz. Si no los limpiamos, un día, aun con las luces encendidas, no podremos alumbrar el camino.

 

¿Qué puede ocurrir si seguimos manteniendo los parásitos?

Como en el caso del faro, si mantenemos nuestros parásitos y permanecemos pasivos, probablemente nuestro estado anímico sea de preocupación, irritación, de falta de ganas, de cansancio,… Nos sentiremos agobiados, estresados, con poca motivación y sin entusiasmo.

¿Qué beneficios tiene quitarse parásitos? Seguramente encontraríamos beneficios inmediatos. Y para hacerlo, hemos de saber lo que entendemos por “reducir nuestros parásitos”:

1. No dejar escapar nuestra energía vital.

2. Dejar de sufrir con situaciones que podríamos cambiar.

3. Pasar a un estado de tolerancia cero, cero molestia, cero interferencia.

4. Dejar de contaminarnos inútilmente.

5. No permanecer pasivo frente a consumos de nuestra energía vital.

6. Salir de los compromisos, de las explicaciones y de justificaciones.

Lo más probable es que al reducir nuestros parásitos, tengamos la sensación de no perder tiempo, ni energía y nos sintamos más dueños de nuestra vida. Progresaremos más rápido, puesto que tendremos más energía, motivación, y voluntad. Tendremos más tiempo para dedicarlo a lo que queremos hacer. Mejoraremos nuestra calidad de vida, con relaciones personales más auténticas, consiguiéremos rodearnos de gente que no nos molesta, y nos encontraremos más positivos y más relajados; y, seguro, estaremos de mejor humor.

¿Y si reducimos esos parásitos, esas situaciones o personas incómodas, que nos quitan tiempo, que nos comen energía vital,…? ¿Cómo los vas a detectar? ¿De qué forma los vas a combatir?

Te recuerdo que estoy siempre a tu disposición, si quieres hablarme de tu caso y que te responderé cualquier pregunta o duda que quieras hacerme.

No te olvides que te acompaño con pasión hacia tu éxito.

Milagros García

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s