La Motivación como multiplicador del Rendimiento

La Motivación como multiplicador del Rendimiento

 

Hablar de la motivación como multiplicador del rendimiento puede parecer extraño a algunos, pero seguro que todos podemos recordar algún partido, de nuestros equipos, de la liga ACB o la de fútbol profesional, donde equipos claramente inferiores han sido capaces de vencer a equipos más potentes y muy preparados. Se trata de partidos donde jugadores que no tienen nada de excepcional han tenido actuaciones excepcionales y dónde jugadores estrella han tenido actuaciones mediocres o deplorables, actuaciones donde la motivación del equipo más débil era claramente más alta que la del equipo más fuerte, que quizás iba demasiado confiado.

Seguro que todos tenéis casos para recordar, sin ir más lejos podemos recordar los partidos de cuartos de Play-Off de la última Liga Endesa, donde el CAI Zaragoza y el Herbalife Gran Canaria se consiguieron clasificar, en el tercer partido y con prórroga, ante equipos a priori más potentes y con más presupuesto, como el Laboral Kutxa y el Valencia Basquet. ¿Qué pasaba en estos partidos con la motivación de unos y otros? ¿Quizás no estaban motivados los jugadores del Laboral Kutxa y del Valencia Basquet? Seguro que si, pero..¿estaban igual de motivados, jugaban igual de “intensos” que los jugadores del CAI o del Herbalife? por eso hablamos del efecto multiplicador de la motivación en el rendimiento, porque la cantidad de motivación de un jugador o equipo funciona como un factor multiplicador sobre el rendimiento teórico de aquel jugador o equipo, y todos sabemos que un factor multiplicador puede ser menor que 1 y entonces el rendimiento será menor al esperado (por ejemplo, si multiplicamos un rendimiento potencial de 100 por una motivación de 0,8, el rendimiento quedará en 80) o puede ser un factor multiplicador mayor que 1, cuando la motivación para ganar es muy alta, entonces el rendimiento aumentará (al multiplicar un rendimiento teórico de 80 por una motivación de 1,3 quedará un rendimiento real de 104) Y pensad que aquí sólo estamos hablando de motivación, que se traduce en intensidad, y no del miedo a fallar que se traduce en estrés e incremento del número de errores.

Bien diréis, “Es una forma de verlo, realmente siempre he tenido claro que es importante tener a mis jugadores motivados, y no sólo durante los partidos, sino también durante los entrenamientos. La dificultad es conseguir mantenerlos con la motivación siempre muy alta, pero no es nada fácil…” entonces es cuando toca hacerse la pregunta, -¿Qué es lo que yo sé sobre la motivación humana?…la verdad no recuerdo que profundizáramos mucho sobre este tema en mi formación de entrenador..”, y probablemente tenéis toda la razón. Incluso quizás os habéis decidido a imitar el estilo Guardiola y habéis usado algún vídeo motivacional con vuestro equipo para algún partido importante, un vídeo de estos que podemos encontrar fácilmente en YouTube, o quizás habéis ido más lejos y habéis leído ya algún libro sobre el tema.

Intentemos hoy dar un paso más con este artículo sobre este tema apasionante y empecemos a conocer un poco más sobre los motivadores intrínsecos (internos) de las personas y en concreto de nuestros jugadores. -¿Qué es el lo que realmente motiva a las personas? ¿qué las mueve a actuar, a hacer cosas? hablamos aquí de los motivadores naturales y sostenibles, los que salen de cada persona, que van más allá de lo que otros puedan ofrecernos, sean premios, reconocimiento, evitar castigos, incluso dinero,..Hoy sabemos que podemos considerar cuatro grandes grupos de “motivadores”:

• El reto, lograr objetivos no fáciles pero que consideramos alcanzables.
• El placer y la diversión.
• El desarrollo de habilidades, adquirir maestría, crecimiento personal.
• Vivir más alineado con los propios valores, con aquello que es importante. En este punto entran los valores personales y los valores de equipo cuando están claros.

También sabemos que si bien algunas personas se mueven fundamentalmente para conseguir retos, para otras es más importante conseguir diversión, para otras poder demostrarse a sí mismos hasta donde son capaces de llegar y para otras algún tema muy particular, entonces -¿Que pasará si en un jugador o jugadora para el cual la diversión es vital, esta desaparece de los entrenamientos o partidos? ¿Qué pasará con la motivación de algunos jugadores que se mueven por retos si en un partido no ven ningún reto?. La pregunta que sigue sería –¿Conocemos lo suficiente a nuestros deportistas? ¿Sabemos qué los motiva y para qué están dispuestos a trabajar? ¿Para que compiten, nadan, juegan al baloncesto o al futbol?  ¿Y sabemos que motiva a nuestro equipo como colectivo? ¿Cuáles son sus valores?

Quizás son preguntas que nunca hemos hecho…todavía, quizás ya es el momento. La pre-temporada es un buen momento para abordar estas temas con nuestros deportistas, para conocer mejor a nuestros deportistas y equipos, las preguntas y las dinámicas son las herramientas que tenemos para conseguirlo.

Otros aspecto que tendríamos que tener en cuenta al hablar de motivación es tomar consciencia de que nuestra forma de liderar y dirigir a un deportista o equipo puede  estar potenciando o destruyendo su motivación natural (intrínseca) y demasiadas veces esto sucede sin ni siquiera darnos cuenta. En este punto vale la pena recordar que las personas tenemos necesidades psicológicas básicas, al igual que tenemos necesidades biológicas básicas (de respirar, ver, comer…) y si en un entorno (profesional, deportivo o incluso familiar) no se respetan estas necesidades psicológicas básicas las personas tenderán a alejarse del entorno, se desmotivarán para permanecer allí y participar de forma activa, irán retirando su tiempo y energía. ¿Y cuáles son estas necesidades psicológicas básicas tan importantes de las personas?

Pues según los psicólogos que han estudiado el tema:

• La necesidad de Autonomía
• La necesidad de Sentirse Competente
• La necesidad de Pertenencia o integración en un grupo

La pregunta ahora es, -¿Podemos decir que nuestros jugadores y jugadoras consideran que tienen la autonomía que necesitan para entrenar y competir con alta motivación? ..y está claro que no hablamos de que ellos decidan el entrenamiento o quien juega en el partido, pero ¿Qué les pasa a muchos deportistas cuando los sistemas de juego empiezan a ser rígidos, cuando se sienten totalmente controlados? ¿Y el sentido de competencia? ¿Consideran nuestros deportistas que ellos son muy buenos o pueden llegar a serlo?¿o quizás han oído ya demasiado veces lo que hacen mal y tienen que mejorar y han llegado a perder la confianza en su capacidad de mejora? ¿Consideran nuestros deportistas que ellos forman parte de un equipo y que son una pieza importante? …al final son todo preguntas de aspectos sobre los cuales el entrenador influye y mucho, a veces por acción, a veces por omisión. Por eso desarrollar las habilidades comunicativas y de liderazgo es la mejor inversión que un entrenador puede hacer para asegurarse que sus deportistas y equipos están  motivados y dispuestos a luchar, que forman parte de un equipo que maximiza su rendimiento y las opciones de victoria.

Podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que si un entrenador o entrenadora quiere conseguir un equipo motivado que dé su máximo en la pista, el primer paso a hacer no es con sus jugadores, sino sobre él mismo, así lo entienden todos los entrenadores que admiramos, ellos son los primeros en mantenerse en formación continua en liderazgo y habilidades comunicativas para liderar de forma más efectiva cada día..

Os puedo asegurar que no dejo de admirarme cuando veo que seleccionadores nacionales, entrenadores de ACB, LEB y de LFP asisten regularmente a formaciones de liderazgo junto con entrenadores noveles con muchas ganas de aprender, pero son justamente estos entrenadores los que nos dejan boquiabiertos con lo que consiguen con sus equipos cuando los vemos en los medios.Phil Jackson, un modelo de entrenador que ha trabajado mucho su liderazgo

Ánimos y adelante, el verano es un buen momento para reflexionar y lograr nuevos aprendizajes, para crecer como líderes y personas, para desarrollar nuestra capacidad de liderar equipos de forma efectiva. Así llegaremos a finales de agosto preparados y con energía para empezar la próxima temporada y afrontar nuevos retos ¡ADELANTE ENTRENADORES, ADELANTE ENTRENADORAS!.

Por Montse Cascalló
Socio Master AECODE
Coach certificada ICF y Máster en Psicología del deporte
montse.cascallo@mcoach.cat
http://www.mcoach.cat

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s